EL BOSQUE HUMANO jpbarrenechea blog de cosas interesantes
¿ Qué es el miedo y para qué nos vale como humanos ? El miedo como sentimiento, en el que interviene una valoración mental, con nuestro ego, nuestra idea del yo, cuando aparece ¿de qué nos está protegiendo? Depende de los casos, pero aquí hablamos no de un peligro real, físico, al que respondería de modo inmediato la emoción de miedo, sino de un presunto peligro imaginado, que se no se desarrolla en el mundo exterior sino solo en nuestra mente.

EL BOSQUE HUMANO jpbarrenechea blog de cosas interesantes

Es una emoción esencial para nuestra supervivencia. Una persona que carezca de él no se autoprotege de peligros para sí o para las personas de su entorno que sean importantes.Y los humanos nacemos socialmente dependientes, es decir no podemos sobrevivir sin un apoyo de otros humanos ( familia, tribu, comunidad) durante un tiempo extraordinariamente largo (años) comparado con otros mamíferos. Esa necesidad de ser cuidados en la infancia nos hace ser frágiles interiormente, psicológicamente nos volvemos ansiosos y , de alguna forma, adictos emocionalmente a ser aceptados, queridos, reconocidos . Bebemos del agua amorosa que nos den en esa infancia nuestros padres y demás personas de nuestro entorno.

Y luego sigue nuestro desafío existencial con la adolescencia, un periodo incluso más difícil que el anterior, teniendo que lidiar no sólo con la pérdida del “paraíso” de la infancia ( sin apenas responsabilidades) sino con las transformaciones de nuestros cuerpos, las turbulencias de la sexualidad y … el comienzo de nuestra nueva dimensión social e identitaria. Salimos al mundo a relacionarnos con él, con l@s demás. Y nos toca ir descubriendo cómo somos , qué nos gusta y qué no de nosotros y del mundo.

La inseguridad es casi un denominador común en esa época de nuestras vidas. La vergüenza, el miedo al juicio ajeno, la deficiente autovaloración, la comparación con los demás, la idea y el sentimiento de “ no ser suficiente” ( en belleza, atractivo, fuerza, talento, inteligencia, cultura, atributos sexuales, etc …) son los elementos que conforman el contexto interno de muchos de nosotros en la adolescencia. Unos tendrán más dificultades que otros en cuanto a sus condiciones externas, pero a efectos psíquicos , cada uno vive su historia personal de forma individual, exclusivamente subjetiva.

Así cuando llegamos a ser adultos (?) cada uno tenemos nuestra biografía, nuestra autovaloración y nuestras defensas , esas que levantamos internamente para proteger nuestra sensibilidad de los ataques del exterior.

Su miedo actual es una defensa para no sufrir cuando es rechazado por otra persona. La misma que tuvo que levantar cuando era pequeño y se frustraba cuando sentía que no era querido o reconocido o preferido por alguno de sus padres, o cuando recibió el rechazo de alguien en la adolescencia.

El miedo nos hace preferir la inacción, porque nuestra mente prefiere no sentir el dolor interno que significaría el ser rechazado si fuera el caso. Así resulta que evitamos la experiencia real , la vida, porque para nuestro ego la idea de ser rechazado es como ser negado existencialmente.

Pero solo es una idea en nuestra cabeza. Si nos rechazan no significa que vayamos a morir ( como cuando éramos bebés) o a ser desterrados ( la memoria genética de las tribus) . Pero lo creemos y sentimos así.

Nos toca entonces hacer un trabajo cognitivo, reeducar nuestra psique, trabajar nuestra vida desde la conexión de lo que nos importa ( valores: por ejemplo conocer a alguien, amar, relacionarse) … con la acción necesaria para poder experimentar esa vivencia.

Esa acción entraña varios componentes: En primer lugar el esfuerzo ( físico y psicológico) de hacerla; en segundo lugar la asunción del riesgo de ser rechazado, de fracasar en nuestro objetivo; tercero estar dispuesto a vivir la frustración de nuestro deseo ; cuarto aceptar realizar la acción con miedo, exponernos a la situación temida . En casos difíciles es posible que precisemos de ayuda, un acompañamiento y dirección de apoyo por parte de un profesional de la psicología

Es decir en nuestra nueva balanza existencial debemos hacer que pese más nuestro deseo de vivir, ( que implica experimentar, salir del mundo de las ideas y pasar al cuerpo) , en este caso que nos compense conocer a alguien, más que, en el otro lado de la balanza, con la evitación de esa experiencia…no sentir la emoción incómoda y difícil del miedo.

Si habitualmente elegimos no actuar en pos de algo importante para nosotros, porque preferimos no sentir las sensaciones incómodas del miedo… la vida pasará sin contenido, sin significado, sin experiencias. Lo curioso de todo esto es que creemos estar mejor así, sin esas sensaciones asociadas al miedo, pero si miramos en profundidad, el miedo siempre está ahí, con poco reflejo corporal si no nos arriesgamos , pero nunca libres de él.

Entonces… si siempre (?) va a estar el miedo con/en nosotros … ¿Por qué no ir de la mano de él y hacemos lo que para nosotros sea relevante, importante y significativo?

Nos pueden decir que “no” , y entonces volveremos a nuestra casa interior acompañados por no tanto el miedo( ya no está en prevención) sino con la frustración y la tristeza de la pérdida de algo que nos interesaba , pero esas serían otras emociones. ¿ Las daría por buenas como experiencia vital?

Y queda la última variable: ¿ Y si después de todo este camino un tanto difícil pero tan interesante… le dicen que SÍ?

( Artículo que reproduce  mi respuesta en Quora)

Libros recomendados:

El origen de la infelicidad de Reyes Adorna

“Aunque tenga miedo hágalo igualmente” de Susan Jeffers

 

Share: